Realizó el primer paso en la creación de la red de comunicaciones del mundo.

Nació el 25 de abril de 1874 en la ciudad de Bolonia, al norte de Italia. Su padre, italiano era un banquero acomodado y su madre Irlandesa, heredera de una destilería de whisky. Guglielmo era italiano de nacimiento y se crió en Italia, pero su madre siempre le hablaba en inglés, lo que sería una inmensa ventaja para él más adelante. Desde niño le interesó el magnetismo y la producción de corriente eléctrica con pilas de construcción casera.

No fue a la universidad, pero su madre consiguió que asistiera a las conferencias de científicos distinguidos, el profesor Vicenzo Rosa en Livorno y el profesor Augusto Righi en la universidad de Bolonia. Marconi también leía mucho y a menudo repetía los experimentos que describían los libros que tomaba prestados de la biblioteca de la universidad. Sus estudios los realizó en la Escuela Técnica de Livorno, ubicado en Florencia. Desde joven mostró interés por todos los aspectos de las telecomunicaciones y en su juventud logra éxitos en sus primeros experimentos.
En 1909 recibió el Premio Nobel de Física, junto al alemán Karl Ferdinand Braun, inventor del osciloscopio y que también había intervenido en las investigaciones telegráficas.

En agosto de 1920, un grupo de amigos radioaficionados con aparatos de última tecnología, entre ellos Enrique Susini, quien era amigo de Marconi, se pasaron varios días en la terraza del teatro Coliseo, tratando de instalar una antena para transmitir música a diferentes aparatos radiofónicos distribuidos por la ciudad de Buenos Aires. El 27 de ese mismo mes se realizaba una función en el teatro. La misma se transmitió por radio, logrando los primeros pasos de la radiofonía argentina y utilizando de esta manera en Argentina las tecnologías inventadas por el físico italiano.

Guglielmo Marconi puso en práctica el sistema de telecomando, que permite en la actualidad operar a los satélites. En 1930 Marconi encendió las luces del Palacio de Justicia de Sydney sin utilizar ningún interruptor manual. ¿Entónces cómo fue que hizo?. El suceso fue más sorprendente ya que se encontraba en Génova. Anclado en su nave “Electra” envió impulsos radiotelegráficos hacia la ciudad australiana logrando encender las luces del palacio. Esta y otras investigaciones fueron los primeros pasos para la creación de un mundo tecnológico impensado en ese momento hasta por el mismo Marconi.

El 12 de diciembre de 1901, Marconi realizó la primera transmisión de radio trasatlántica, para ésto necesitó elevar un cable de antena a una altura de 122 m. Para lo cual, utilizó una cometa “Levitor”.Marconi consiguió el 2 de junio de 1891 una patente para constatar la telegrafía sin hilos. Logrando así, el último paso de una cadena de investigaciones iniciada por el británico James Maxwell con la formulación de la teoría Electromagnética, y seguida por el aporte del alemán Heinrich Hertz, quién comprobó la existencia de las ondas electromagnéticas (los mega hertz del dial de las radios).

Esta historia contada de esta manera no tiene tanto valor como decir que Marconi, a partir de sus experimentos, permitió el crecimiento de la comunicación mundial. La televisión, la radio, los teléfonos, los satélites, Internet, no existirían, si Marconi no hubiera empezado con sus investigaciones.

El físico italiano tenía la idea de utilizar las ondas electromagnéticas para trasmitir señales a través del espacio. A partir de esto construyó un aparato con el objeto de conectar el trasmisor y receptor a través antena y esta a la tierra. Su primer logro fue en 1886, cuando trasmitió el primer mensaje radiotelegráfico encontrándose el receptor a 250 metros del emisor. A partir de este y otros descubrimientos, Marconi se convenció que las ondas hertezianas siguen la curvatura de la tierra y no se trasladan en forma recta.

La cometa “levitor”, en su primera elevación, la fuerza del viento la desrozó, pero al segundo intento lo consiguió.El logro más importante fue sin duda, el paso de la radiotelegrafía (transmisión por aire de señales) a la radiotelefonía (transmisión de la voz humana por aire). El invento de la válvula , el bulbo y el micrófono son trascendentales. El micrófono se necesita para poner los sonidos en el aire y el bulbo es quien decide cuando ponerlos y cuando sacarlos en definitiva, cuando mandarlos como mensaje. El micrófono se encarga también de modular las señales radiotelefónicas enviadas, mientras que el tubo logra que la recepción sea correcta.

La comunicación inalámbrica facilitó el funcionamiento del mundo. Muy pronto las noticias que ocurrían en un lado del mundo llegaban al otro a una velocidad nunca antes conocida por la humanidad. El periodismo se sustentó en estos avances tecnológicos, que permitieron el enlace de noticia e información creando así -como lo que conocemos en estos tiempos- una red mundial informática.

Marconi y su familia. Para entender la estructura de la economía actual, también hay que remitirse a estos descubrimientos. Los mismos permitieron la expansión e integración de los mercados que crecieron velozmente gracias a la reducción de los costos de transacción y el fácil de movimiento de capitales. También hizo posible el desarrollo de empresas modernas como las bolsas de valores y los servicios de noticias.
En consecuencia los descubrimientos de Marconi marcaron pautas de vida muy importantes en las sociedades modernas.