En el transcurso del tiempo los ancianos mapuche llegaron a determinar y explicarse la estructuración de su propio mundo, es decir, lograron comprender, articular, e interrelacionar todos y cada uno de los elementos que conforman el mundo en que vivimos. Lograron comprender cómo se vincula él con la tierra y el medio que les rodea, de dónde emana la fuerza o el poder que le permite la vida a la naturaleza, en qué contexto se ubican el sol, la luna, el día, la noche y el hombre. También se determinó la existencia de poderes y espíritus sobrenaturales y en qué medida apoyan o perjudican al hombre.

Fue así como identificaron claramente la existencia de una tierra central llamada Nag-mapu espacio visible donde habita el hombre y la naturaleza y en cuyo extremo existen otras tierras: el Wenu mapu y el Miñche Mapu. Posteriormente descubrieron a través de su vivencia y experiencia milenaria que ni el hombre, ni los animales, ni el más pequeño insecto podría vivir sino estuviera permitido por el gran espíritu denominado Elmapun, Elchen, Ngenemapun, Ngenechen, quien conforma una familia divina, Kuse, Fücha Üllcha y Weche. Concibieron además que la familia divina se reproduce en la familia mapuche: ancianos, ancianas, joven mujer y joven hombre. Los ancianos alimentan en sabiduría y conocimientos a los jóvenes y ellos a su vez entregan a la nueva generación lo aprendido de los ancianos. Así ha sido siempre.

Finalmente lograron el conocimiento, dominio y equilibrio de todo lo anterior marcando la diferencia de su propio mundo, “el mundo mapuche”.

Estas y otras explicaciones dadas por el propio mapuche y conservadas generación tras generación por los ancianos son las que a continuación deseamos compartir.

El primer punto de referencia será la explicación que hubo de hacer el mapuche acerca de la demarcación o conformación de su territorio

Conformación del Territorio Mapuche o Wall Mapu

Hoy, igual que ayer, los ancianos mapuches desean explicar la conformación de la tierra o Wall Mapu, apuntan su dedo hacia el punto donde sale el sol, es decir, hacia el Puel mapu y girando a la izquierda hasta completar la vuelta demarcan el territorio del pueblo mapuche, es decir, la base fundamental donde se sustenta la cultura y la naturaleza.

Para llevar a cabo el giro circular es necesario ubicarse en el cerro más alto y desde allí mirar el lugar donde según decían, la tierra y el “cielo” se unen. Una vuelta completa da forma al territorio o Wall mapu. Este giro está representado en todos los bailes mapuches y está presente en la parte superior del Kultrung. El mapuche, al hacer el giro representa el movimiento del sol, el cual sale desde el Puel mapu, siguiendo hacia el Piku mapu; del Piku mapu pasa al Lafken mapu: del Lafken mapu al Willi mapu y del Willi mapu al Puel mapu.

Una vez conformado el territorio mapuche, éste debía tener una base, similar al espacio que se ve sobre la tierra (el cielo). También el sol desde el momento que sale hasta que esconde daba indicio de que el espacio de arriba era como el techo que cubría una ruka y dentro de aquel espacio giraba el sol. Por tanto si esto es cierto la parte inferior de la tierra debe se similar: semi-redonda igual que un Rali o tronco (Plato hondo de madera). Así surge la idea de que la tierra es un espacio con materia orgánica sustentada por una base mayor similar al cielo en posición opuesta, llamada Miñche mapu.

Conformación del Miñche mapu

En el momento de darle la base al territorio mapuche, surge o se da origen al Kultrung el símbolo más importante y sagrado del pueblo mapuche, el cual permite comprender los elementos que explican y configuran a este pueblo. En ese instrumento sagrado mapuche, los ancianos dejaron impresos todos los aspectos de su entorno, visibles e invisibles; tangibles e intangibles:
a) Meli witran Mapu
b) La Familia Divina
c) Las etapas del año y el We-Tripantu (año nuevo mapuche)
d) Los vientos del Bien y el Mal
e) La organización estructural
– organización religiosa
– organización social, político y cultural
– actividades religiosas, sociocultural y política
– autoridades religiosos etc.
f) Otros.

Las Tres Dimensiones del Universo Mapuche

2- EL MUNDO MAPUCHE EN EL KULTRUNG

El primer elemento que encontramos dibujado en el kultrung, es la división del territorio -conocido como Meli witran mapu, en cuatro partes:
Puel mapu : (tierra ubicada al este)
Willi mapu : (tierra ubicada al sur)
Piku mapu : (tierra ubicada al norte)
Lafken mapu : (tierra ubicada al oeste)

Todos estos lugares reciben su nombre por los elementos que los caracterizan. Así también las comunidades o Lof que se encuentran ubicados en cualquiera de estos sitios reciben el nombre correspondiente:
Willi che : (gente del sur)
Lafken che : (gente del mar)
Puel che : (gente del este)
Pikun che : (gente del norte)

Meli Witran Mapu

Küme fücha püllü (gran espíritu del Bien) como familia divina.

El segundo elemento presente en el Kultrung es la representación del gran espíritu del Bien: la familia divina: Kuse (anciana), Fücha (anciano), Üllcha (Mujer joven), Weche (hombre joven). También reciben el nombre de Elmapun, Elchen, Ngenemapun y Ngenechen (creador y sostenedor del hombre y de la tierra).

Nuestros ancianos conciben que la tierra, la naturaleza y el hombre fueron creados por Elchen- elmapun, quienes habitan junto a los hombres en el Nag mapu: espacio visible tangible, es decir en las tierras ubicadas al este, sur, norte y oeste. Puel mapu, Willi mapu, Piku mapu y Lafken-mapu.
Como el espacio de arriba es considerado tierra del Bien donde habitan el Wenu Kuse, Wenu Fücha, Küme Neyen, Küme Püllü y los antepasados y en este espacio del Bien encontramos también al sol (Antü) y a la luna (Küyen), estos son considerados sagrados por su condición de generadores y controladores de la vida y de la naturaleza y pro ende son utilizados para representar a la familia creadora. Para el mapuche esta familia no se puede representar como personas aunque deja ver su rostro en algunos de sus Choyün (hijos) especialmente, Machi, Longko, Pelom y otros.

La Familia Divina representada por el Sol y la Luna

Tal cual se aprecia en la figura anterior, la unión de estos elementos -el sol y la luna- conforma la familia, es decir, los cuatro semicírculos representan a la anciana, el anciano, la joven mujer y el joven varón; el sol en el centro permite la interrelación.

La Familia Divina en el Meli-Witran Mapu

Cada símbolo que aparece en el Kultrung representa al Ngenechen – Ngnemapun; no obstante como aparece también en cuatro partes, quiere decir que es el nexo entre el Puelmapu, el Piku mapu, del Piku mapu al Lafken mapu, dele Lafken mapu al Willi mapu y del Willi mapu al Puel mapu. Aquí vemos que la familia divina hace de mediadora entre las distintas partes del Nag mapu; en lo concreto está presente y vive junto al hombre y a la naturaleza.

Etapas del Año en el Mundo Mapuche

Pukem : tiempo de lluvias
Pewü : tiempo de brotes
Walüng : tiempo de abundancia
Rimüngen : tiempo de rastrojos

La etapa del año comienza con el We-Tripantu (año nuevo mapuche), a partir del tiempo de lluvias Pukem… tal como se aprecia en la figura Nº 7. Las flechas giran en torno al Kultrung partiendo desde el Nº 1 (Pukem) al Nº 2 (Pewü), del 2 al Nº 3 Walüng, luego al Nº 4 (Rimüngen). Este círculo es el mismo que se reproduce continuamente en el Ngillatun, se gira persiguiendo la mano derecha hasta completar una vuelta; que representará al año completo con sus cuatro etapas. Posteriormente, al completarse las cuatro vueltas en torno al Rewe se representará la Familia Divina.

El Bien y el Mal Representado por los Vientos

Los ancianos mapuches tienen muy clara la noción de que
existen fuerzas sobrenaturales en su entorno. Las cuales están
representadas por los vientos : Sur-Norte y Este-Oeste.

Se dice que en el Nag mapu, espacio concreto y material,
también actúan las fuerzas sobrenaturales en forma de viento o Kürüf; mejor dicho éstas se posesionan de los vientos por lo que este fenómeno natural no es malo en sí mismo, sino que existe oposición entre dos fuerzas: el Küme Püllü (espíritu del bien) y el Weda Püllü (espíritu del mal).

Naturalmente en la vida real de la cultura mapuche los
vientos como fenómenos naturales y sobrenaturales permiten una orientación en el diario vivir, puesto que el curso del viento tanto en los sueños como en lo natural pronosticará algo bueno o malo.

Por tal razón se dice que todo lo que corresponde al willi
kürüf (viento sur) representa la fuerza del bien y todo lo que
corresponde al oeste es la oposición del bien; es el espacio del mal weda kürüf (viento malo).

Al situar entones gráficamente la ubicación de los vientos en
el territorio mapuche quedaría de la siguiente manera:

Küme kürüf: Del Puel kürüf (a) al Lafken kürüf (d) por el lado
willi kürüf (b)

Weda kürüf: Del Lafken kürüf (d) al Puel kürüf (a) por el lado
Pikum kürüf (c).

Puel Kürüf:
Punto inicial del camino hacia la puerta abierta
del mundo sobrenatural del Bien (Küme Ka Weda Kürüf).

Lafken Kürüf:
Espacio que le corresponde a la fuerza del mal. Camino hacia el mundo sobrenatural del mal (Weda ka küme kürüf), lugar donde todo termina y que es la muerte del día.

Willi Kürüf: Principio de la máxima pureza (Küme Kürüf)

Pikun Kürüf: Punto y lugar máximo del mal. (Weda Kürüf).

Cabe recordar, que esta visión es propia del mundo mapuche,
por lo que es necesario aclarar términos que se usan equivocadamente como puntos cardinales, estaciones del año, cielo, Dios y otros que contienen distintos significados dentro del contexto occidental.

Antiguamente y aun hoy en día el punto de referencia de la
vida y el accionar mapuche es la salida del sol. Los ancianos dicen que el sol en forma particular es aquel que orienta y determina la vida mapuche y la naturaleza: es decir, “es la vida misma”, que con su nacimiento diario permite mantener y dar vida a cada elemento de la naturaleza. Por lo tanto, éste para los antepasados representaba la nueva vida, la esperanza, la pureza, la abundancia, la buena salud, el camino hacia el bien y el encuentro con el Elmapun y Elchen Kuse y el Ngenechen Ngenemapun Fücha.

Como el Puel mapu es la puerta abierta para ingresar al mundo
del bien, nuestros antepasados concibieron que durante las horas de descanso, especialmente en la noche, se debe permanecer acostado en una sola posición: tener los pies hacia el Lafken mapu y la cabeza hacia el Puel mapu. Por el contrario, cuando alguien muere, al ser sepultado debe quedar en otra ubicación, mirando hacia el Puel mapu para tener la plena liberta de viajar a la otra tierra hacia el mundo del bien y encontrarse allí con su familia.

Sin embargo, otros duermen de sur a norte; es decir, con la
cabeza al sur y los pies al norte; esto es para recuperar energía
cuando la madre naturaleza durante la noche la produce y revitaliza a la tierra y al hombre.

La noche pertenece al mundo de los espíritus del mal. Sin
embargo, la machi cuando hace machitun inicia su ceremonia desde la media tarde hasta la media noche. Se dice que allí, en la noche, dentro de su propio territorio es posible vencer y dominar al espíritu maligno: Con la amanecida y venida del nuevo día se acaba por expulsar estas fuerzas negativas logrando así con el inicio de la salida del sol verse favorecido por el bien.

El Mundo y sus Tres Dimensiones

3.- CONCEPTUALIZACIÓN DE LAS TRES DIMENSIONES

A. Wenu Mapu : Tierra de arriba

Este espacio es el küme newen o fuerzas del bien. En tal
sentido es un espacio sagrado que allí habitan la familia divina, los antepasados y los espíritus del bien.
Este espacio es una tierra originaria, porque con ella la familia divina, reproduce el nag mapu y ella misma (la familia creadora) se reproduce en la familia mapuche.

A1. Denominaciones que recibe la familia divina

Según el ad mapu o ley indígena a esta familia se le conoce con
distintos nombres: Kuse, Fücha, Üllcha, Weche. Además recibe otras denominaciones: Elmapun, Elchen, Ngenemapun, Ngeneche. Cada término significa lo siguiente:

Elmapun: creador o reproductor de la tierra invisible y creador de la tierra visible.
Elchen: creador, autor reproductor del hombre.
Ngenemapun: sostenedor, aquel que mantiene la tierra por su voluntad propia.
Ngenechen: sostenedor del hombre por su voluntad propia.

A2. La familia divina, reproductora de la familia mapuche

Los ancianos cuentan que la familia divina representa el principio de la gente. Llituche es decir representa la generación de los adultos, Kuse/fücha, y la generación de jóvenes, üllcha y weche.

Kuse/Fücha : anciana, anciano. Representan a los abuelos y mayores quienes alimentan de sabiduría y conocimientos a los jóvenes.

Üllcha/Weche : joven mujer, joven varón. Ellos representan a los jóvenes y a los niños que son el futuro del pueblo o simplemente la proyección de la especie.

A3. Los espíritus del bien

Küme Püllu : Es el que protege al hombre de los espíritus malos.
Küme Neyen : Es el que alimenta y da vida al hombre.
Küme Kürüf : Es el que purifica al hombre y a la naturaleza.

B Nag Mapu: Tierra abajo

Lugar donde habita y se desenvuelve la vida cotidiana mapuche y su cultura, es también el escenario de los conflictos del bien y el mal.

B1. Origen mapuche

En este espacio físico y material, el hombre mapuche como tal tiene su origen, lo que le da facultad para autodenominarse mapuche, gente de la tierra o gente de tierra.

El relato de Treng-Treng y Kay-Kay, es uno de lo epew que narra precisamente el origen de la cultura mapuche:

Se dice que hubo una gran inundación provocada por una fuerza negativa, es decir, se produjo una disputa entre el MAL representado por Kay Kay, quien deseaba matar a todos los seres vivientes y Treng-Treng que era una culebra del BIEN que trataba de salvar a la gente. Kay-Kay hizo subir el agua y Treng-Treng, hizo subir el cerro para que la gente se salvara… Así estuvieron muchas lunas peleando, hasta que un día Kay-Kay se dio por vencido.

Al bajar el agua quedaron solamente cuatro sobrevivientes, dos ancianos, una mujer y un hombre, (kuse y fücha) y dos jóvenes, una mujer y un hombre (üllcha y weche)…

Sólo los dos jóvenes fueron autorizados para ser el principio de la gente y los ancianos para alimentar en conocimiento y sabiduría a los jóvenes…

Así surgió la cultura mapuche.

B2. Relación o vínculo/ (tierra-hombre-naturaleza)

Los antepasados y los ancianos conciben al hombre como parte de la naturaleza e interrelacionado con todos los elementos que lo rodean. Debido a lo anterior el hombre mapuche es muy respetuoso de la naturaleza. Pide permiso primero y agradece al Mapum Kuse-Fücha, luego coge sólo lo que necesita, lo justo y necesario (un animal, pájaro, árbol, plantas medicinales, etc.)

Utilizando el habla de la tierra, de los animales, del
bosque, de los insectos, de los ríos, del viento, de la lluvia, de la vertiente del amanecer y del anochecer, nuestro pueblo creó sistemas de comunicación, un modo de dialogar, de comunicar, de recibir y transmitir mensajes: creó el mapudungun, el habla de la tierra.

Más adelante en la búsqueda del equilibrio y la armonía entre él, la tierra y la naturaleza, creó códigos, reglamentos y pautas de vida, para establecer dentro de su pueblo un estilo de
comportamientos para lo cual utilizó sistemas de creencias como por ejemplo, no destruyas los nidos de los pájaros, porque cuando seas grande y tengas siembra los pajaritos se lo pueden comer todo.

B3. Sistema organizacional mapuche

El pueblo mapuche dentro de su propio territorio y según su visión del mundo, tomando en cuenta además la relación armónica entre el hombre, la tierra, la naturaleza y por ende, la familia divina, se tuvo que organizar adecuadamente.

Existen dos tipos de organizaciones dentro del mundo mapuche:
organización ideológica – religiosa y organización sociopolítica –
cultural.

Todas las organizaciones tienen una base y un principio religioso. No obstante lo anterior están determinadas por el ad-mapu: es decir, la forma propia que tiene cada lugar o sector de concebir, desarrollar y promover su organización.

Organización religiosa

Rewe: Es una de las organizaciones tradicionales a través del cual se reúne un determinado grupo de personas o lof. Este concepto representa un aspecto profundamente religioso ya que significa: punto de encuentro y conexión con las fuerzas del bien o espíritus del bien.

Ngillatuwe: Es el espacio físico donde se desarrolla la ceremonia más importante del pueblo mapuche el Ngillatun. Este en su sentido más general representa la síntesis del mundo mapuche.

En el centro de este espacio físico, el cual también está representado en el Kultrung, está el Rewe, a través del cual el mapuche, las comunidades, se comunican con la divinidad.

Autoridades religiosas tradicionales

Ngenpin: Dueño de la palabra, es la autoridad máxima del Ngillatun; además es el que conoce cada aspecto a través del cual está conformado su mundo.

Ñidol: Son autoridades de apoyo al ngenpin.

Longko: Jefe tradicional de la comunidad, tiene un papel importante en el Ngillatun, esta a cargo de su lof.

Machi: Autoridad de la medicina tradicional y conocedora
de los secretos del mundo mapuche.

Dungunmachife: Intermediario entre la machi y el pueblo, ya sea en el machitun y/o Ngillatun.

Pelom: Personas con características especiales que pueden
predecir el futuro. (bueno y malo).

Actividades religiosas

– Ngillatun y tipos de Ngillatun:
– Llellipun
– Ngillañmawün
– Kamarikun
– Ngillatun propiamente tal.
– Mütrümadtun
– Datun
– Ülutum
– Ngillatuñma
– Ngeykurewen: Renovación de los elementos que conforman el Rewe.
– Elüwün : Entierro mapuche.

Organización social, política y cultural tradicional

Lof: Una organización familiar con una persona mayor a la cabeza llamada Longko.

Ayllarewe : Siendo el Rewe un espacio sagrado y de encuentro con los espíritus y fuerzas del bien, en tiempos de guerra permitió al pueblo
mapuche estructurar en torno a él una organización sociopolítica para los efectos de la defensa del territorio y la cultura. Dicha organización se llamó Ayllarewe.

Autoridades socio-culturales y políticas

Longko
Ülmen – Longko
Ñidol
Toki
Werken

Actividades sociales y culturales.

We Tripantu: La nueva salida del sol o el inicio de una nueva
temporada (Año Nuevo Mapuche).

Palin: Deporte tradicional mapuche, se practica para fortalecer la amistad entre longko y lof. Se juega en una cancha larga y angosta (90 x6), el ganador es aquel que completa 4 rayas, es decir, un Kon o Kuden.

Lakutun: Es una ceremonia social y religiosa, a través, del cual el abuelo paterno Laku, le entrega su nombre a su nieto.

C: Miñche Mapu. Debajo de la Tierra

En este espacio inferior, habita el Weda newen o fuerza del
mal: Weda Püllü, Weda Neyen y Weda Kürüf. También recibe el nombre de Inuma, lo que hoy se conoce como weküfü.

Se dice también que el propio hombre y la naturaleza están
involucrados con estas fuerzas negativas.

Weda Neyen: Es un espíritu maligno que habita y se apodera
del Am y del Püllü. Es el lado negativo de la persona que fluye una vez presionado el mal.

Am: Es el otro yo del hombre, es el cuerpo invisible. Aquél
que cuando la persona mueres, se levanta y sale caminando, es
transparente, camina, rompe, traspasa cualquier muro.

Püllü: Este es un término que identifica al suelo que se
pisa o se trabaja y también es un poder o fuerza newen proveniente del suelo o tierra. Este puede habitar en el hombre como küme newen (fuerza benéfica) o weda newen (fuerza negativa).

El ser está compuesto por tres elementos:

Am : imagen-retrato
Püllü: Fuerza-newen-espíritu.
Alwe: Cuerpo inerte.

Cuando alguien muere el am queda en el recuerdo de las personas como imagen. Durante un tiempo también queda viviendo como el otro yo de la persona y luego desaparece.

El püllü se va en forma invisible; sigue viviendo en la eternidad… representando a la persona en toda su magnitud.

Alwe es la carne, es lo humano, es lo que se queda como materia y se vuelve tierra; el cuerpo muerto que a veces es posible transformar en un cuerpo visitante witran alwe.

Entre las personas pertenecientes al Weda Neyen están los (as) Kalku. Una Kalku puede asumir simultáneamente tres funciones: Kalkutufe, Dawfe y Choñchoñ. Otros pueden ejercer sólo uno o dos de ellas. Dentro de la obra realizada por el Dawfe están el Witran alwe y el Anchimallen.

Weda Püllü: Es el mal que habita en la tierra y en la naturaleza. Podemos mencionar algunos: limeñ, cherufe, iwayfilu, piwüchen y otros. Además, estos espíritus se posesionan de la
naturaleza.

Weda Kürüf: Son todos los espíritus que deambulan como es el caso del Mewlen y Trafentun. También ellos actúan en el Angka wenu, utilizando los fenómenos naturales propios del bien, lluvia, vientos, calor, etc.

Renü: Es una dimensión sobrenatural del mal. Es
la reproducción del espacio donde habita el mal en una dimensión sobrenatural. Por tal razón cuando el espíritu del mal se posesiona del hombre y lo conduce al Renü (espacio donde se toma el espíritu), éste pierde el conocimiento y se encuentra rápidamente ingresando en una casa viviendo este fenómeno en forma muy real. No obstante, dicho acontecimiento es irreal ya que la persona vivió lo que podríamos llamar alucinación creada por el mal.

Luego, al retornar al estado natural, se encontrará al lado de un cerro, afirmado en un árbol o sentado, etc., asegurando haber estado dentro de una casa. Según los ancianos, tal hecho no ha sucedido, esta persona no ha ingresado en ningún lugar. Lo que sucedió realmente es que su am, püllü, o küme neyen fue tomado por el espíritu maligno y conducido a este sitio en la dimensión sobrenatural del mal.

También dicen los ancianos, que el Renü no es un sitio determinado, no existe como espacio, subterráneo. El Renü tal cual se traduce es un lugar donde “siempre es poseído”.

Re: Solo, siempre, solamente.

Nü: Tomar, posesionar

El Renü entonces es una dimensión sobrenatural, donde el Weküfü actúa, tanto de día como de noche a través del trafentun.
(Encuentro con las fuerzas del mal, el cual se produce al atardecer).

Sin embargo, como en esa dimensión el mal no solo toma el püllü del hombre, sino que también se posesiona de la naturaleza: animales, pájaros, insectos, etc., el término es Renü: “todo lo toma”.

Lo anterior encuentra justificación en el testimonio de aquellos que fueron tomados y conducidos al Renü, donde dicen que se han encontrado con otras personas, todo tipo de aves, animales y ceremonias tradicionales mapuches.

Fuente: Armando Marileo Lefio
Longko lafkenche